La trágica leyenda de amor que esconde el anillo de la reina de Viña

Este viernes 24 de febrero, el cetro de la Reina de Viña cambiará de manos. Un cetro que incluye una tiara, la banda correspondiente y un anillo de 20 esmeraldas, 32 diamantes y 18 quilates de oro italiano, preciado en $6 millones y medio.

Pero eso no es lo único que compone al preciado accesorio, porque además guarda una milenaria leyenda, sobre una trágica historia de amor.

Se trata del “Embrujo verde”, reflejado en la esmeralda que se forma, y que según la historia, son las lágrimas de una indígena muisca, que tras perder a su amor, lloró amargamente, formando estas piedras preciosas.

La pareja fueron Fura, quién lloró la pérdida de su amor, y Tena, el ser amado, y este llanto regó los bosques y penetró la tierra hasta transformarse en estas esmeraldas que se convirtieron en culto de apreciación para los muisca, representando para ellos un “momento y brillo de pureza únicos”.

Más tarde, con la llegada de los conquistadores españoles, éstos quedaron impresionados con estas piedras preciosas, sin embargo, al no encontrar fuentes del material de la misma forma que con el oro, u otras piedras preciosas, intentaron obtener la información de los Muisca incluso bajo métodos de tortura.

Así, el anillo no sólo es un símbolo de belleza que ha pasado por las manos de 36 reinas del Festival, entre artistas mundialmente reconocidas como Celia Cruz y Raffaela Carrá, y figuras de farándula como Kenita Larraín, Nicole Moreno y, la más reciente soberana, Kika Silva.

¿Quieres ver el anillo en su máxima expresión? Mira nuestra galería de fotos: