Incidentes por protestas obligan a suspender piscinazo de la reina

 
Incidentes iniciados por manifestantes del Campamento Felipe Camiroaga de Viña del Mar, obligaron a suspender el famoso piscinazo de la reina de Viña, que este año correspondía a Kika Silva.

Los manifestantes se infiltraron en el Hotel O’Higgins, para manifestar contra la Alcaldía de Viña del Mar, buscando mejoras en su condiciones de vida: Actualmente viven sin luz, sin agua, sin sistema de alcantarillado, pero en medio de un evento de costes millonarios para el municipio.

 

 

 
Fue así como, en la espera de la llegada de la chica, comenzaron a tirar piedras y lanzar carteles, luego de que personas de seguridad del hotel y periodistas que cubrían la protesta, les tiraran agua y los incitaran por su presencia, según atestiguaron los protestantes.

Rápidamente la piscina del hotel fue llenada de piedras, vidrios y elementos de publicidad roto, por lo que la organización de la actividad decidió suspender el piscinazo hasta el día domingo, donde se espera que haya un resguardo especial.